Guía para elaborar un proyecto "X".

Criterios:

 

· La excelencia, entendida como un concepto que engloba a lo mejor del proceso creador de las artes, la ciencia, la tecnología y la cultura.

· La creatividad, que se refiere a la capacidad artística para introducir en una actividad, producto o corriente existente, elementos que modifiquen sus características originales, logrando con ello dotarla de un nuevo enfoque.

· La originalidad, entendida como la generación de un producto cultural que se distingue entre otros por contener elementos o características diferentes a los ya existentes.

· La innovación, concepto referido a la introducción de elementos en la construcción de una obra, generando luego en su uso un precedente que pueda dar inicio a una tendencia, escuela o corriente.

· La factibilidad de realizar el proyecto teniendo en cuenta los antecedentes curriculares del postulante. El impacto potencial que tenga el otorgamiento del estímulo para el desarrollo del Artista y/o del proyecto propuesto.

· En caso de ser menores de edad (antes de los 18 años en México) favor de pedir a sus tutores o a uno de ellos registrar la obra, aun tratándose de un grupo escolar o comunitario y especificarlo en el proyecto.

 

 

El Proyecto.

La palabra proyecto alude a la representación en perspectiva de una idea o concepto, el término se refiere a un conjunto de actividades concretas, interrelacionadas y coordinadas entre sí, que se realizan con el fin de producir determinados productos o servicios, capaces de satisfacer necesidades o resolver problemas.

El punto de partida de cualquier proyecto es una idea original, surgida de una mente creativa que durante su desarrollo involucra recursos humanos, técnicos y financieros.

Sus resultados suelen variar respecto a la idea original y para llevarse a cabo se requiere de grandes dosis de tenacidad y convicción.

Es un sueño que puede hacerse realidad, si se cuenta con el talento y motivaciones suficientes.

Un proyecto debe entenderse como un ejercicio de la inteligencia y la sensibilidad, mediante el cual, el hombre imita o expresa lo material o lo invisible, valiéndose de la materia, de la imagen, del sonido o del símbolo.

Es obvio que debe contener un “valor artístico” con elementos originales y contenidos estéticos específicos en sus productos finales, aun cuando su carácter objetivo se dirija hacia la ciencia, la tecnología, la cultura o la filosofía y en general a cualquier forma de transformación de la materia, energía y los contenidos de la conciencia humana.

 

Un proyecto es aquel que aplica metodologías, maneja energía humana y posee rasgos distintivos espirituales, materiales, intelectuales o afectivos de una sociedad o grupo social, que comprende los estilos de vida, las formas de convivencia, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

 

Una característica de los proyectos debe ser su gran flexibilidad para adaptarse a diferentes contextos y circunstancias, ya que incorpora variables de muy difícil control y a veces se conduce por los caminos del patrimonio cultural intangible.

El propósito intrínseco de cualquier proyecto es alcanzar resultados concretos y honestos, dentro de los límites de un presupuesto y tiempo determinado, de acuerdo a los objetivos previstos en su diseño, por ello es muy importante que los proyectos sean:

· Realistas y bien fundamentados, ya que de lo contrario sería poco viable, además es preciso que no solamente se expongan los factores, sino que se muestren e indiquen las razones de porqué tiene posibilidad de acontecer el fenómeno en cuestión.

· Precisos, es decir que se expresen en términos concretos y no como una exposición de buenos propósitos, es decir, que no deberá plantearse a partir de “supuestos”, elementos frágiles o interpretaciones parciales o vagas.

· Completos, lo que implica señalar todos los factores externos que condicionan el éxito del proyecto a todos los niveles, aunque estos factores no sean sujetos de control.

Aunque cada proyecto posee sus propias peculiaridades, debido a que se enfocan a atender necesidades diferentes, comparten las siguientes características comunes:

· Todos requieren de un proceso continuo para cumplir sus objetivos.

· Establecer la combinación de recursos humanos, materiales y financieros.

· Obedecen a un orden y articulación predeterminada.

· Se realizan en un tiempo y espacio previstos.

· Se justifican por la necesidad de una situación o problema que se requiere atender o resolver.

· Sus productos finales impactaran positívamente nuestros sentidos y emociones.

Por la naturaleza de sus contenidos, los proyectos suelen ser muy diferentes entre sí y pueden variar por muchas razones, por eso no existe una "receta" o pauta universal para todos, ya que cada creador establece su método de trabajo a partir de su formación profesional, habilidades, destrezas, lógica e intuición, también son determinantes el entorno y las herramientas e instrumentos a su disposición.

Aun así, la manera de “aterrizar” las ideas es contestar a las interrogantes clave de todo proyecto:

“¿Por qué?”, “¿Qué?”, “¿Quién?”, “¿Dónde?”, “¿Cuándo?”, “¿Cómo?”, “¿Con que?” y “¿Cuánto?”.

La contestación no solo ayuda a clarificar el proyecto, sino permite una adecuada ejecución de todo el proceso.

¿Por qué? Antecedentes y justificación

¿Qué? Objetivos generales, objetivos específicos y metas

¿Quién? Participantes y beneficiarios

¿Dónde? Ubicación y contexto

¿Cuándo? Actividades y cronográma

¿Cómo? Estrategias y procedimientos

¿Con qué? Recursos humanos, financieros, técnicos, etc.

 

La sugerencia es que las respuestas se busquen con apego a las ideas centrales del proyecto en mente, sin olvidar el contexto social, cultural, político y económico que pudiera facilitar o dificultar su desarrollo.

A pesar de que existen infinidad de formas de presentar un proyecto, el siguiente orden y contenidos podrían ser útiles para participar, aclarando en todo momento, que solo se trata de una sugerencia y que cada autor puede seguir la metodología que considere conveniente.

Orden y contenidos básicos de un proyecto.

1.- Título y subtítulo (carátula) El título puede definir el tema del proyecto (aunque no necesariamente). El subtítulo ayuda a precisar sus contenidos.

2. Antecedentes (extensión variable) Referencia histórica breve y aspectos generales del caso. Recuento de teorías, autores, corrientes o puntos de vista que se hayan efectuado sobre el tema o similares.

3.- Justificación (extensión variable) Justificación teórica, social, cultural o personal para realizar el proyecto. Razones por las que debe llevarse a cabo.

4.- Objetivo General (enunciado) Contestación a las preguntas ¿Qué? ¿Para qué? utilizando verbos de acción, expresados en infinitivo.

5.- Objetivos Específicos (3 como máximo, si se requieren) Precisión de las diferentes actividades que se pretenden realizar.

6.- Metas (enunciado) Precisión cuantitativa de las actividades, acciones o productos resultantes del proyecto.

7.- Cronograma de actividades (de media a una cuartilla) Gráfica de tiempo (fraccionado en semanas o meses) que contiene las principales actividades a realizar durante un año o fracción del mismo.

8.- Bibliografía Básica (si se requiere) Publicaciones de referencia a los diversos planteamientos del tema central del proyecto.

La imagen es la idea del proyecto :

 

Es​ obvio que todo proyecto deberá graficarse de algún modo para visualizarlo y mantenerse enfocado en su desarrollo, lo usual es escribirlo pero puede ser de otro modo, siempre que en él se imprima de manera clara el proceso para alcanzar las metas planteadas. 

Tan importantes son los contenidos del proyecto, las ideas originales, las propuestas creativas, etc. como la manera de llevarlas por la palabra o la imagen a otra mente, ¿Cómo expresar una idea de manera correcta?

Esta pregunta aunque parece compleja es de sencilla respuesta.

Observando y practicando con paciencia y de forma constante, sin prisa pero sin pausa, esto solo exige tiempo y voluntad, y es, por cierto, el único método que da resultados.

No es fácil expresar correctamente de primera intención y es necesario, hacerlo constantemente para dominar este oficio.

Si hay que escribir, ¡hay que escribir!... Recuerda:

Redactar etimólogicamente significa compilar o poner en orden.

En sentido preciso, consiste en expresar por escrito los pensamientos o conocimientos ordenados con anterioridad, esto es muy importante ya que antes de intentar escribir debe tenerse muy claro (al menos en la mente) lo que se piensa hacer.

El pensamiento del creador, su inteligencia, formación, etc. se manifiestan en todo momento al escribir, se revela también su nivel de conocimientos gramaticales en frases construidas con exactitud, claridad y concisión, pero la característica más difícil de lograr al momento de redactar es la originalidad, pues implica precisamente algo diferente de lo común (ser y hacer algo especial) y los creadores, individuos personas o entidades deberían buscar la originalidad en todo momento al menos cuando se redacta, y cuando no, también se puede llevar a la vida misma.

Para redactar un proyecto conviene seguir los siguientes pasos:

1.- Elaboración de un bosquejo.

2.- Redacción de un borrador.

3.- Redacción definitiva.

El primer documento deberá contener la mayor cantidad de información posible, para después poder editarlo y ajustarlo a diversas necesidades, como proponerlo a otros posibles patrocinadores, ya que cada uno de los destinatarios requiere distintos niveles de información, mientras algunos les satisface la información concisa y breve, otros la solicitan amplia y detallada.

También resulta útil procesar el proyecto a manera de infografía o como un resumen en una cuartilla y tener siempre disponibles suficientes copias, respaldos y avances.

Sugerencias para la redacción del borrador y proyecto definitivo.

1.- Contar con un diccionario en todo momento, para verificar significados y ortografía.

2.- Utilizar frases coherentes, legibles, construidas con pocos de adjetivos.

3.- Corregir constantemente lo escrito, las veces que sea necesario, (es más fácil corregir en una computadora).

4.- Utilizar un lenguaje sencillo y de fácil comprensión para todos.

5.- Si no se encuentra la frase correcta, poner en práctica el método de "hablar sobre papel" (como platicarle a un amigo lo que piensa realizar).

6.- No intentar impresionar a nadie utilizando palabras rebuscadas o términos altamente especializados o en otro idioma.

7.- No es recomendable utilizar expresiones en otro idioma a menos que resulten imprescindibles (si se utilizan, conviene incluir su traducción en un glosario de términos).

Finalmente destacamos la importancia de buscar la comprensión inmediata de las ideas básicas, ya que el proyecto será revisado por otras personas no especializadas a quienes en ocasiones encargan hacer resúmenes o síntesis de los proyectos y pueden deformar los conceptos, si no comprenden sus contenidos.

Las siguientes frases fueron tomadas de un ensayo cultural (¡ya podrán imaginar las dificultades para intentar comprenderlo!), con evidente abuso de terminología rebuscada y altamente especializada; por lo que resulta en un buen ejemplo del uso incorrecto de las palabras escritas que preferentemente no se deben incluir en un proyecto, porque muy pocas personas serían capaces de comprender a cabalidad.

1.- Unicidad idiosincrásica.

2.- Temáticas culturales.

3.- Relación dialéctica.

4.- Re diagramación genealógica.

5.- Disonancias cognitivas.

6.- Cultura subjetivada.

7.- Atributo relacional.

8.- Dimensión pertinente.

9.- Especulación psicosófica.

10.- Autoidentidad del sujeto del modo susodicho.

11.- Atributos diacríticos.

12.- Identidad componencial.

13.- Colectividades territorializadas.

14.- Asignación identitaria.

15.- Carencia de autoconciencia.

16.- Fundamentalismo empírico.

17.- Imprevisibilidad preconizada.

...

Como se puede constatar, los autores reflejan muchos elementos de su personalidad en el tipo de palabras que utilizan, por eso el mejor proyecto es aquel que contiene propuestas originales, expresadas con inteligencia, precisión y sensibilidad.

El título y subtítulo:

En cualquier proyecto el título es muy importante, pero en el ámbito creativo es fundamental la manera como se denomina al proyecto, ya que éste puede señalar diferentes destinos posibles.

Ese simple enunciado ya revela cosas importantes acerca del autor, como su nivel de creatividad, capacidad de síntesis, orientación, etc.

Por eso es muy importante detenerse a reflexionar sobre este

asunto y hacer un ejercicio de creatividad e imaginación para elegir el nombre más adecuado para denominar al proyecto.

En un proyecto el título debe ser congruente con su contenido, original, sugerente y breve.

El título ya transmite información importante al jurado y ese primer renglón puede ser una buena oportunidad para interesar al responsable de seleccionar las propuestas.

No olvidar que la revisión del proyecto inicia por el título y ahí empieza el ejercicio de sana critica y evaluación objetiva, además hay que tomar en cuenta que los encargados de revisar las propuestas tiene a su cargo un elevado número de proyectos y es importante llamar su atención desde el primer momento.

Como título se pueden utilizar metáforas poéticas, frases curiosas, aunque también se vale alguna abstracción o un juego de palabras, lo importante es ponerle creatividad al asunto y encontrar un título vivaz e interesante; lo verdaderamente inapropiado sería la falta de originalidad o la ramplonería.

También sería fatal que el título tuviera alguna falta de ortografía.

Los Antecedentes.

En el apartado de los antecedentes, deben consignarse de manera breve y general, los aspectos relevantes que han contribuido hasta el momento a enriquecer los conocimientos del tema central del proyecto, como el desarrollo de distintas teorías y sus autores (preferentemente con citas bibliográficas de referencia), en orden cronológico.

Pueden mencionarse distintas corrientes artísticas, evolución histórica, autores más representativos, principales intérpretes, etc., o diferentes puntos de vista que prevalecen sobre el tema o similares.

En algunos casos el recuento de los antecedentes, resulta fundamental para explicar las razones del autor para plantear distintos enfoques del proyecto.

En otros, la importancia del desarrollo histórico del caso es menor, por eso cada quien debe decidir la extensión e importancia que otorgue a los antecedentes.

La Justificación.

Cada proyecto tiene razones propias que motivan, explican o justifican las causas por las que debe realizarse, aquí se trata de exponer los principales argumentos para que el proyecto cumpla con las metas que plantea, de manera impecable.

La justificación puede sustentarse en el impacto social que produzca, cuando implique beneficios colectivos, como una fiesta de beneficencia, o la publicación de un libro, o bien pueden invocarse razones estrictamente culturales, como en una investigación sobre el patrimonio de la nacional, o en un proyecto de gastronomía y degustación, por citar solo dos ejemplos; son igualmente válidas las razones personales para realizar el proyecto, como un ciclo de presentaciones artísticas, una exposición individual, etc.

En todos los casos conviene exponer las razones particulares que justifiquen, de manera convincente, porqué el proyecto debe realizarse, tal y como está planteado.

El Objetivo General.

El objetivo general es la parte más importante del proyecto porque expresa lo que se pretende alcanzar al realizarlo, marca el rumbo de todas las actividades al grado que ningún proyecto adquiere pleno significado si no define con toda precisión sus objetivos. La correcta formulación del objetivo (casi) garantiza un buen proyecto, por eso es importante meditar correctamente sus contenidos antes de redactarlos y tener en cuenta que el objetivo final de todo trabajo debe ser producir obras de calidad, independientemente de la disciplina de que se trate.

También debe tenerse en cuenta que un objetivo debe cumplir con las condiciones de ser factible, medible y congruente.

Una pauta que ayuda a definir el objetivo, es plantear y contestar las siguientes preguntas elementales pero fundamentales.

¿Qué pretendo realizar?

¿Realizar un cortometraje?, ¿Escribir una novela?, ¿Producir una obra plástica? ¿Montar un laboratorio?, etc.)

¿Para qué hago todo esto?

¿Para favorecer mi desarrollo profesional?, ¿para propiciar la participación de la comunidad?, ¿para contribuir al hábito de la lectura de los jóvenes?, etc.

Si ya se tienen las respuestas, es necesario saber que existen algunas reglas para escribir correctamente un objetivo:

1.- La redacción debe iniciar con un verbo de acción, (en infinitivo), es decir, debe terminar en ar, er ó ir:

Ejemplos "Difundir por medio de carteles, una serie de mensajes orientados a cuidar el medio ambiente".

2.- Debe enunciar de manera concisa y ordenada, el fin que persigue el proyecto, es decir que, en un verdadero ejercicio de síntesis, armonía y disposición metódica de las ideas, se exprese lo que se piensa realizar con el mínimo de palabras posibles.

3.- No utilizar términos subjetivos (y absurdos) como "Llevar la cultura al pueblo", "Crear conciencia entre la población…", "Rescatar la cultura popular…", "Dignificar a los artesanos…" etc., debido a lo infortunado de los planteamientos y la falta de precisión que esos verbos denotan.

4.- No transformar sustantivos en "verbos de acción", como "concientizar", "incentivar", "audicionar", etc. Este vicio del lenguaje es muy frecuente y se refiere a la conjugación de cualquier palabra o sustantivo, como si fuera un verbo.

 

Aunque nos resulte familiar escuchar: telefonear, musicalizar o ¡¡mensajear!!, es un error que debe evitarse, especialmente en la redacción de un proyecto.

Los objetivos específicos.

Si ya se expuso el objetivo principal de manera amplia y general, ahora conviene entonces precisar cada una de las acciones que se llevarán a cabo para cumplir las metas planteadas.

Los objetivos específicos también deben seguir los mismos criterios constructivos y de redacción señalados para los objetivos generales, es decir también deben iniciar con un "verbo de acción" en infinitivo, enunciar las acciones de manera concisa y ordenada, así como el fin que persigue cada una de las acciones señaladas.

Aunque no existe un límite para ello, tampoco es conveniente exagerar en la precisión de las acciones, cada autor deberá decidir el número de objetivos específicos que requiere para una correcta construcción de su proyecto.

El objetivo es la precisión cuantitativa de las actividades, acciones o productos resultantes del proyecto, por tanto, se refiere a cantidades o a los fines últimos que persiguen los objetivos y deben expresarse en números, es el resultado que se espera al final de todas las actividades marcadas en el proyecto, es decir se trata de productos concretos.

Puede haber una o más metas que describen los resultados que se esperan alcanzar en determinados periodos.

Algunos proyectos plantean sus metas en inmediatas, mediatas y a largo plazo y así permiten planear las directrices del proyecto y los compromisos más allá de los impulsos inmediatos.

A pesar de que el objetivo y la meta están íntimamente ligados, se trata de cuestiones bien diferenciadas, ya que mientras el primero señala las acciones que se van a realizar, la meta precisa los resultados.

Ejemplos:

Objetivo.

Realizar una serie de gráfica con técnica litográfica, con el tema de "El cuerpo humano enfermo", entre los meses de septiembre a diciembre del 2039.

Meta.

Imprimir 20 litografías durante el último cuatrimestre del 2017.

Consejos:

1.- Proyecte su meta y tome decisiones pensando en ella. No deje que la inmediatez le impida ver el punto final.

2.- Incorpore la congruencia y el compromiso a las metas proyectadas.

3.- Considere que pueden existir muchas circunstancias que pueden afectar el cumplimiento de las metas y tome previsiones.

Cronograma de Actividades.

El cronograma es un instrumento muy útil para planear y dar seguimiento a las actividades que se requieren para realizar un proyecto, ya que permite visualizar esas acciones, en un lapso de tiempo predeterminado (día a día, semana a semana, mes a mes).

Es una excelente herramienta para organizar agendas, recordar (y cumplir) pero resulta especialmente útil para planear los tiempos de realización de las actividades más importantes del proyecto.

Es recomendable que el cronograma de actividades permanezca en algún lugar visible, (el taller, el escritorio, o la puerta del refrigerador) para que realmente funcione.

Se puede desglosar en fracciones de tiempo más precisas como semanas, días u horas, si las actividades lo ameritan.

Los contenidos de tu cronograma deberán parecerse a los siguientes. Estos son de un proyecto de pintura, pero no hay mucha diferencia con cualquier otro.

1. Enumeración de fechas y numero de informes mensuales (dos como mínimo, tres recomendable)

2. Preparar lienzos

3. Sesiones de dibujo y pintura (3 horas diarias)

4. Horas de practica (18 por semana)

5. Número de obras terminadas cada mes

6. Registro fotográfico de obra para la fecha tal.

7. Barnizar 16 obras antes del día x.

8. Informe final y revisión.

9. Rrevisión conjunta con el curador.

10. Planear etapa de difusión con el gestor cultural.

11. Fechas de reunión y montaje.

12. Fecha de exposición y entrega de productos y compensaciones a beneficiarios del proyecto.

 

Bibliografía.

La bibliografía es fundamental en proyectos científicos y de investigación, pero en los artísticos, oficios y técnicas pasa a segundo término o incluso se puede prescindir de estas referencias escritas, a menos de que sea necesario conocer contextos previos, propuestas de otros autores, sucesos trascendentes o alusiones a documentos importantes que hayan sido publicados y que, a juicio del autor, se requieran para fundamentar los antecedentes o justificar el proyecto.

Incluir alguna bibliografía puede imprimir una dosis de seriedad al proyecto (aunque no necesariamente), por eso la decisión de incluirla o no, así como la extensión de la misma debe decidirlo el propio autor.

Existen muchas formas para organizar bibliografías, para fines prácticos se sugiere la siguiente:

v Enumerar las citas.

v Presentarlas en orden alfabético

v Iniciar por el primer apellido del autor, con mayúsculas y negritas.

v Escribir el primer nombre del autor.

v Citar el título (debidamente entrecomillado).

v Número de la edición.

v Año de publicación.

v Editorial.

v País de origen.

Datos que se solicitaran para participar

Identificación oficial.

Cedula profesional (opcional)

Apellido Paterno

Apellido Materno

Nombre (s)

R.F.C.

Cuenta bancaria para depósito de fondos económicos.

Lugar y fecha de nacimiento.

Nacionalidad.

Años cumplidos de residencia

Domicilio para la entrega de materiales.

Calle:

Num. Ext.

Num. Int.

Colonia

C.P.

Municipio

Estado

Lada

Teléfono

Correo electrónico

Curriculo, historial o portafolio en linea.

1. Estudios realizados, incluso talleres, cursos, diplomados, etc.

2. Trayectoria artística o de investigación (exposiciones, publicaciones, presentaciones artísticas, puestas en escena, conferencias, ferias, etc.).

3. Cartas de referencia de dos especialistas en la disciplina solicitada (opcional).

4. Copia del acta constitutiva y documento que acredita la titulación del grupo (persona moral) que representa, (sólo en caso de propuesta colectiva).

Descripción del proyecto

1. Título y subtitulo del proyecto:

2. Categorías: A, B o C

3. Nombre del responsable

4. Domicilio

5. Detalles del proyecto

Antes de enviar un Curriculum Vitae a cualquier lado siempre revise que este documento:

Se refiere al conjunto de datos biográficos, académicos y laborales de una persona de la cual califican su aptitud profesional, las razones no son discriminatorias o raciales, es solo que así actúan los individuos concretos y no como suele pensarse, de mala “fe”.

Es muy importante diferenciar una carpeta artística de una laboral, y se requieren datos muy concretos en sus extractos de vida, verdaderos, por supuesto y, expresados de manera ordenada.

Aunque existen diversos formatos para elaborar este documento, se sugiere el siguiente orden, con la adecuación propia para cada individuo.

Partes de un Curriculum

· Encabezado.

· Datos generales.

· Educación académica.

· Desarrollo.

· Información adicional.

 Encabezado.

De preferencia en mayúsculas, con un tamaño de la fuente mayor que el resto del texto mencionando la disciplina de su especialidad (14 o 16 puntos).

Ejemplo: CINEASTA, PINTOR, ESCRITOR, COREÓGRAFO, MÚSICO, COMPOSITOR, ETC.

Datos Generales. Escriba nombre, dirección completa, (Colonia, Municipio, Código Postal y estado) teléfono, y correo electrónico.

No se incluye aquí el número de cartilla, el RFC, el CURP, o el número de cedula profesional, ni su dirección particular, número de hijos o nombres de familiares, ni datos bancarios u otra clase de información que pertenezca al ámbito de lo estrictamente privado, esta información nunca debe ser revelada, esto es una medida de seguridad, estos datos solo deben emitirse en entrevistas o bien en caso de firmar un acuerdo y convenir en un contrato escrito o sujetarse a ciertas normas las partes interesadas.  

Tampoco ponga la palabra NOMBRE, o DATOS GENERALES antes de cada dato.

Educación Académica.

Separe esta sección por una línea o un doble espacio, no incluya la primaria, ni la secundaria, sino de la preparatoria en delante.

Se pone el último grado de estudios únicamente.

Si tiene licenciatura o maestría o doctorado anótelo.

También esta sección debe de estar indicada por un subtitulo, y de preferencia en 3 columnas: las fechas en una, el área o disciplina y el tipo de experiencia:

Ejemplo: 2013 Museografía Montaje de la exposición "Mexicanos de nuevo siglo en la ruta del arte" + Información Adicional.

Sugerencias para presentar un buen currículum vitae.

1.- Evite las palabras innecesarias, sintetice su historial al mínimo de páginas.

2.- Refleje en el curriculum que reúnes las exigencias para realizar tu proyecto.

3.- Recuerde que el curriculum será su representante por el momento, el único espejo que el seleccionador tiene de usted; por esto, cuide mucho la imagen y presentación, no se exige ningún modo o estilo solo se pide que se tenga cuidado de sí.

· Envíe siempre una fotografía original. Las fotocopias en color hoy en día están muy logradas, pero no son recomendables. El color no tiene por qué ser blanco. Puede optar por amarillos, azules, etc.; siempre tonos muy discretos. Evite las estridencias.

· Cuide no solo la presentación, sino el diseño de éste.

Por ultimo haznos un favor a todos y evita imprimir cualquier cosa o gastar papel de manera absurda teniendo medios digitales y electrónicos, simplemente mándalo en un .pdf por correo electrónico y listo o comparte con nosotros el link (enlace o dirección web) de alguna de las “nubes” o dispositivos de almacenamiento virtual para que nosotros veamos la información que quieras compartirnos de tu proyecto, si quieres verificar tu éxito marca por teléfono, contáctanos través de nuestra plataforma o simplemente participa en nuestros foros, seguro alguien ya hiso la misma pregunta y alguien más ya tiene la respuesta.

Si su proyecto fuera seleccionado se le notificará por correo electrónico en un plazo no mayor a un mes después del envió de su vidéo, y un curador designado se pondrá en contacto con usted para informarle de la siguiente etapa, si no recibe la notificación de aprobación después de un mes por favor intente con un nuevo proyecto. Si en tres intentos no recibe notificación alguna puede ponerse en contacto con nosotros a través de nuestra plataforma para asesorarle de manera privada sobre las anomalías de sus proyectos.

[Extractos de la “Guía para participar en la Convocatoria del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico noviembre 2011” [Puebla Pue.]